¿Sabías que...?,  Tips

Ecoladrillos, la alternativa ecológica para las construcciones

Día con día usamos, compramos, comemos o desechamos cosas que tienen plástico, ¿te has puesto a pensar en la cantidad que se desecha en un solo día? Si te interesa reducir tus desechos plásticos y convertirlos en algo útil para otras personas, te presentamos el ecoladrillo.

¿Qué son?

Los ecoladrillos son una alternativa ecológica y económica para la construcción de distintas estructuras. A diferencia de los ladrillos comunes, no se necesita mucha energía y elimina la emisión de gases como el CO2 ya que no requieren cocción; esta opción ecológica puede ser fácilmente hecha por ti mismo; está conformada de 2 tipos de residuos: envolturas de plástico y botellas PET.

“Un ecoladrillo equivale a 3 bolsas jumbo de basura, imagina todo el cambio que podrías lograr. ”

-Anónimo

Foto por Hidroponia

¿Para qué se utilizan?

Investigadores del Instituto de Ingeniería de la UNAM, comentan que con ayuda de arcilla, residuos naturales otras construcciones, se podrían construir inmuebles igual de eficientes que con materiales convencionales de construcción. Los ladrillos pueden ser sustituidos en las construcciones de interiores y exteriores; el arquitecto o estructurista, decidirá si es necesario añadir pilares u otros elementos de apoyo para los ecoladrillos.

Basura que construye

Prácticamente se puede meter cualquier tipo de plástico y desecho no degradable, a continuación enlistamos los residuos más adecuados.

  • Sobres de café, azúcar o sustituto de leche.
  • Papeles plastificados.
  • Etiquetas de las botellas de PET.
  • Bolsas de cereal, pastas, té o granos.
  • Envolturas de paletas de hielo, dulces, galletas o papas fritas.
  • Blisters de medicamentos o chicles.
  • Aros de six pack recortados.
  • Globos, envolturas de regalo y listones.
  • Papel aluminio.
  • Envases recortados de yogurt.
  • Envases de tetrapack recortados.
  • Unicel recortado.
  • Cubiertos desechables recortados.
  • Popotes recortados.
  • Guantes de látex.
Foto por Ryan Quintal

Lo que no va dentro

  • Desechos orgánicos como cáscaras o restos de comida.
  • Desechos de uso personal como hisopos con cerilla o toallas sanitarias usadas.
  • Pilas.
  • Colillas de cigarro.
  • Residuos reciclables.
  • Botellas PET.

¿Cómo se hacen?

  1. Agarra una botella PET y quita la etiqueta, lava y seca la botella a la perfección; no tires la tapa, ya que esta servirá para tapar el ecoladrillo.

    Foto por VerdeVita
  2. Ve juntando poco a poco los residuos y mételos en la botella. Asegúrate de lavar y dejar secar muy bien los desechos, ya que podrían crear humedad o moho en la botella y dejarla inservible.
  3. Con una varilla larga, aplasta todos los desechos de la bolsa hacia abajo. Se consciente de que no pueden quedar lugares con aire y que cada vez que compactes todo, aunque creas que ya la vas a llenar, te darás cuenta que aún falta un largo camino por recorrer, ¡paciencia!
  4. Cuando llegues toda la botella, asegúrate una vez más de que todo esté bien compactado, agarra la tapa y ¡listo, tu ecoladrillo está listo!

¿Dónde donarlos?

Hay muchas organizaciones y personas que recolectan ecoladrillos para poder construir casas a personas de escasos recursos. En Puebla puedes contactar a Ana Sánchez, amante del planeta que recolecta estos ecoladrillos en su estudio de yoga. Envía un mensaje a su Instagram para ponerte en contacto con ella y donar tus ecoladrillos. De igual forma en Mercado Témeme aceptan estos materiales, visítalos en el MM Gran Hotel, abierto todos los martes.

Ten en cuenta que

  • Foto por VerdeVita

    Es un trabajo duro y que se ira llenando poco a poco, mantén la calma y prepárate para fortalecer tus manos y brazos por la presión ejercida en la botella.

  • Para asegurarte de que tu ecoladrillo esté listo, tápalo y ponlo horizontalmente en el piso para poder pararte encima de él. Si en ecoladrillo no se deforma, felicidades, lo has logrado.
  • Debes usar botellas PET con tapa y de una capacidad de 600 ml a 2 l.
  • Los residuos deben estar limpios y secos. En caso de que sean residuos firmes como los blisters de los medicamentos, asegúrate de recortarlos bien.
  • Una persona tarda de 5 a 8 meses en llenar una botella de 2 l.
  • Las botellas tardan de 1 a 3 días en secar, no te desesperes.
  • Para compactar, te puedes ayudar bajando contra las paredes de la botella, poniéndola en una superficie dura mientras empujas con la varilla… poco a poco verás la mejor manera de compactar todo en la botella e irás adquiriendo experiencia.

Ahora que sabes sobre este ecológico y muy funcional material para construcciones, ¿te animas a hacerlo?

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo con tus amigos!

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *