¿Es positivo el veganismo?
¿Sabías que...?

Veganismo y vegetarianismo ¿ayudan realmente al planeta?

El movimiento vegano incluye luchar por los derechos de los animales
Foto por Toimetaja Tolkeb

A lo largo de las últimas dos décadas, el veganismo y vegetarianismo han tomado mucha fuerza dentro de la población perteneciente a la generación X y millenial; estos dos movimientos basan sus ideales en tres puntos fundamentales: la ética, el cuidado animal y la ecología; pero ¿son realmente éstos benéficos para el cuidado ambiental?

Para saber si estos estilos de vida son realmente amigables con el ambiente; primero debemos comprender sus semejanzas y diferencias, así como la intención particular que cada uno tiene respecto a la ecología; aquí te lo mostramos.

Vegetarianismo

Las primeras nociones sobre el vegetarianismo se remontan a las civilizaciones antiguas, particularmente a India y Grecia; donde ya se asociaba con el respeto a los animales y la naturaleza, con la Edad Media el vegetarianismo fue prácticamente erradicado del mundo occidental; fue hasta el Renacimiento cuando el concepto apareció nuevamente y en el siglo XIX surgieron las primeras sociedades pro vegetarianos.

Este estilo de vida promueve eliminar el consumo de carne y pescado, así como sus derivados; sin embargo, algunos vegetarianos pueden incluir a su dieta alimentos derivados de los animales como leche, huevo o miel. El fin principal del vegetarianismo como forma de vivir es evitar el maltrato a cualquier ser vivo con la capacidad de sentir, extendiéndose esta filosofía más allá de la dieta.

Veganismo

El veganismo se considera una variante del vegetarianismo, por lo que también es común llamarlo vegetarianismo puroestricto; esto debido a que en este estilo de vida no se permite el uso de los animales para ningún fin, ya sea para alimentación, vestido, entretenimiento o trabajo.

La postura del veganismo respecto al uso de animales como fuente de alimento es bastante radical, por lo que es en ocasiones muy criticado por expertos en nutrición; estos argumentan que la dieta vegana no es del todo nutritiva para el ser humano, y adoptar este estilo de vida desde edades muy tempranas puede limitar el desarrollo.

el amor por los animales fue motivo para crear el vegetarianismo
Foto por Veronika Homchi

El innecesario problema de la carne

la ganadería consume recursos
Foto por Robert Bye

Como ya lo mencionamos anteriormente: el vegetarianismo -y por lo tanto el veganismo- se crearon bajo la premisa del respeto por las especies animales, por sí mismo este acto constituye un sentido de solidaridad y amor por el planeta, recordemos que el infringir cualquier tipo de daño sobre cualquier especie es perjudicial para los ecosistemas y el planeta.

El consumo de carne por persona en la actualidad es mucho mayor que el de cualquier otra época; ese hecho sumado a la sobrepoblación provoca que la demanda de carne obligue a producir ganado genéticamente alterado, esto causa no solo problemas a estos seres vivos; los seres humanos también sufren cambios hormonales al consumir ésta carne.

Otra de las consecuencias de la demanda elevada de carne recae en la agricultura, cuya producción está destinada en gran medida a la producción de alimento para el ganado.

Más del 70% de los cereales y granos producidos en los países desarrollados se destinan a la alimentación de animales de granja y no para consumo humano.

FAO

El veganismo y vegetarianismo: potenciales aliados

El problema que supone la producción masiva de ganado es más que un problema local. Afecta también a la agricultura y tiene un severo impacto ambiental; se estima que reducir el consumo de carne en solo 10% alcanzaría para alimentar a más de 50 millones de personas; aquí es donde estos estilos de vida pueden ayudarnos a reducir la contaminación que nuestro consumo causa.

Como conclusión podemos decir que el veganismo, como el vegetarianismo, sí son buenos para el ambiente; sin embargo debemos considerar factores como nuestra propia salud, por lo que hay que tomar muchas cosas en cuenta antes de convertirnos a alguno de estos estilos de vida.

el veganismo a menudo incluye otras prácticas ecológicas en su estilo de vida
Foto por Paulius Dragunas

Y si no quiero convertirme en vegetariano/vegano ¿qué puedo hacer?

una comida balanceada también ayuda al planeta
Foto por Louis Hansel

Es evidente el hecho de que renunciar al consumo de carne representa una tarea muy difícil para algunos, en países como Argentina, Uruguay y zonas como el norte de México la carne es un elemento fundamental en la cultura gastronómica, por lo que si para ti el vegetarianismo no es una opción, te damos algunas ideas para reducir tu consumo.

  • Planea tu dieta: Si planeas con antelación lo que comerás en el día o semana, puedes también contemplar consumir menos carne, ¡las comidas balanceadas también son deliciosas!
  • Busca sustitutos: Aunque no lo parezca, muchos alimentos que intentan emular a la carne pueden ser muy ricos si se preparan de forma creativa; no tengas miedo a probas cosas nuevas.
  • Consume solo en ocasiones especiales: Lo bueno sabe mejor en la cantidad adecuada, si reduces tu consumo de carne a situaciones particulares ayudarás muchísimo.

Recuerda, no es necesario cambiar tu vida radicalmente, si integras hábitos ecológicos paulatinamente a tu rutina ayudas igualmente al planeta.

¿Te gusto este artículo? ¡Compártelo con tus amigos!

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *