¿Sabías que...?

Vida de los desechos sólidos urbanos

Foto por Chauldry Agho

Hoy en día hay las playas, mares, bosques y calles están llenas de desechos difíciles de degradar y contaminantes para el planeta.  Un mexicano promedio produce aproximadamente un kilo de residuos sólidos al día dando un resultado de 42 millones de toneladas al año, equivalente a llenar el Estadio Azteca 231 veces. Todos estos materiales son degradados por diferentes agentes naturales, pero ¿sabes cuánto tardan en degradarse los productos que usas diariamente?

Clasificación

Los residuos orgánicos sólidos se dividen en 2: orgánicos e inorgánicos. Los orgánicos es el desecho que alguna vez estuvo vivo o bien, fue parte de un ser vivo; por otro lado los residuos inorgánicos son los que no son de origen biológico.

“Los residuos orgánicos constituyen más del 38% del total que se genera en el país.»

SEMARNAT

¿Qué institución se encarga de los residuos?

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) es la encargada de ejecutar y planear las políticas públicas en materia de ecología, agua, saneamiento, recursos humanos y sustentabilidad urbana. En sí, México tiene la “Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos” en la cual fundamenta que:

  1. El manejo de los residuos orgánicos urbanos es responsabilidad de las autoridades de cada municipio y alcaldía de la CDMX.
  2. La gestión de los residuos de manejo específico es compromiso de los gobiernos estatales.
  3. El manejo de los residuos peligrosos es tarea del Gobierno Federal a través de la SEMARNAT.

Tiempo de degradación

Cáscara de plátano: 2-10 días

Papel periódico: 2-4 semanas

Algodón: 1-5 meses

Bolsas de papel: 2-5 meses

Cáscara de naranja: 6 meses

Colilla de cigarro: 1-12 años

Lata de refresco: 10 años

Chicle: 5 años

Envase de leche: 5 años

Zapatos de cuero: 25-40 años

Ropa sintética: 30-40 años

Toallas sanitarias y pañales: 500-800 años

Bolsas de plástico: 15-1000 años

Tarjetas: 1000 años

Botellas de vidrio: 1,000,000 años

¡Ayudemos!

  • Foto por Hans Braxmeier

    Separar la basura adecuadamente.

  • No tirar basura en las calles. 
  • Llevar tus aparatos electrónicos a un centro de acopio para su reciclaje adecuado.
  • Opta por opciones más ecológicas como bolsas de tela o malla, copa menstrual o cepillo de bambú.
  • Deposita las pilas que ya no sirvan en un contenedor recolector. Nunca dejes que entren en contacto con agua o fuego.
  • Compra a granel y lleva tus propios recipientes.
  • No tires el aceite en el agua, espera a que se enfríe y colócalo en una botella para tirarla en un contenedor.
  • Fabrica tu propio abono con los residuos orgánicos, recuerda investigar bien qué si y qué no puede ser parte de un abono.
  • ¡Recicla!

El exceso de residuos sólidos y el consumismo son problemas graves, pero juntos podemos erradicarlos. Ama tu planeta y nunca te olvides de reducir, reutilizar y reciclar. Aprende más sobre el tema en este documento de SEMARNAT.

¿Te gusto este artículo? ¡Compártelo con tus amigos!

23 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *